Bicicletas eléctricas, tipos de bicis, motores y baterias

¿Qué debo saber para elegir la mejor bicicleta eléctrica?

Las bicicletas eléctricas son una opción cada vez más demandada para desplazarse por la ciudad. Del mismo modo que existen diferentes bicicletas convencionales, también tenemos varios modelos de bicicletas eléctricas. Es interesante conocerlos todos para elegir la bicicleta que mejor se adapta a nuestras necesidades.

Los tipos más comunes de bicicletas eléctricas son:

  • Bicicleta de ciudad o bike city: Dentro de estas bicicletas, existen modelos plegables y modelos no plegables. Es una bicicleta, como su propio nombre indica, para usar en la urbe, con poca velocidad y para trayectos no demasiado largos.
  • Bicicleta de montaña: Las bicicletas de montaña son muy comunes especialmente entre la gente joven. Tienen características similares a las bicicletas de montaña convencionales, como un agarre superior. También son más manejables y se adaptan a la perfección al tiempo atmosférico y a cualquier terreno sobre el que queramos pedalear.
  • Bicicleta de travesía: Si lo que queremos es llevar a cabo un trayecto más largo, sin duda esta es nuestra bicicleta. Son más deportivas y versátiles, ya que podemos circular por carretera, también en plena ciudad, y luego se comporta estupendamente bien en zonas de tierra o pedregosas.

¿Qué es una bicicleta eléctrica?

Las bicicletas eléctricas son como bicicletas convencionales a las que se les ha incorporado un motor que asiste en el pedaleo, facilitando así el trayecto. La velocidad máxima que puede alcanzar una bicicleta eléctrica es de unos 40 kilómetros por hora, aunque por ley en España no podemos superar los 25 km/h.

¿Qué motores puede llevar nuestra bicicleta eléctrica?

  • Motor de buje delantero: se trata de un motor con el peso en la parte delantera de la bicicleta, lo cual le resta adherencia al terreno. Es más complicado cambiarlo ya que tiene una gran cantidad de cables.
  • Motor de buje trasero: como si nombre indica, se encuentra en la parte posterior de la bicicleta, y le otorga mayor agarre y adherencia. Del mismo modo que el anterior, posee una gran cantidad de cables, lo que complica su desmontaje.
  • Motor de eje pedalier: Se encuentra en la parte central de la bicicleta, proporcionando el máximo nivel de agarre y adherencia. No hay ningún cable que obstaculice el desmontaje, con lo cual se realiza con mayor facilidad.

Todos los motores van conectados a un panel LED desde el que podremos configurarlo y activarlo para que nos asista en el pedaleo.

¿Qué duración tiene la batería de una bicicleta eléctrica?

 La duración de una batería es variable, según su capacidad. La mayoría son capaces de llegar hasta a 60 kilómetros de autonomía. Las bicicletas más caras suelen tener integrado un modo de pedaleo económico que hace que dure unos cuantos kilómetros más su capacidad. Para recargar la batería debemos enchufarla a la corriente entre 3 y 6 horas.

¿Qué debo tener en cuenta para elegir mi bicicleta?

Uno de los factores más determinantes a la hora de elegir nuestra bicicleta eléctrica es el peso, ya que este tipo de bicicletas son mucho más pesadas que las convencionales, al llevar incorporado un motor y una batería. También un sistema de frenos adecuado aumentará enormemente nuestra seguridad en la conducción.

La talla es otro factor determinante. No todas las bicicletas casan con nuestro tamaño de cuerpo, igual que no es lo mismo usar la bicicleta para un trayecto corto urbano que para una larga travesía por carretera o montañosa. Existen diferentes tallas (XS, S, M, L, etc.) y se miden en función de centímetros o pulgadas. Para saber el tamaño, simplemente tendremos que medir nuestra pierna con una cinta métrica, en una postura recta. Una vez hecho esto, realizaremos la conversión oportuna a pulgadas o a centímetros, según necesitemos.

Estas son todas las cosas más importantes que debes saber a la hora de escoger tu bicicleta eléctrica. Esperamos haber aclarado todas tus dudas y que disfrutes lo máximo posible con tu elección.

Normativa sobre bicicletas eléctricas

Legislación sobre bicicletas eléctricas

Las bicicletas eléctricas se han convertido, en la actualidad, en una opción muy demandada y a tener en cuenta para desplazarse por la ciudad. Sus características son bastante diferentes a las de una bicicleta convencional, dado que en ocasiones podríamos compararla más a una motocicleta de velocidad reducida.

Debido a este auge, desde los ayuntamientos de los diferentes municipios se hizo clara la necesidad de regular una normativa apropiada a las características de estos vehículos, para garantizar la seguridad vial tanto de los usuarios de bicicletas eléctricas como del resto de ciudadanos, ya sean conductores de vehículos con o sin motor y de los viandantes.

Aunque hemos visto que existen modelos como las bicicletas chopper que alcanzan velocidades realmente altas, lo cierto es que la normativa vigente actual tiene más en cuenta a estas como bicicletas convencionales que como vehículos motorizados, ya que por ejemplo en zonas urbanas el casco no es necesario. Así mismo, para circular con ellas tampoco se exige un permiso especial como el que podríamos necesitar para conducir una motocicleta.

¿Cómo podemos homologar nuestra bicicleta eléctrica?

  • Nuestra bicicleta deberá tener un motor que le impida superar los 25 kilómetros por hora, y siempre con un dispositivo que la frene cuando alcance esa velocidad.
  • Para poder accionar el motor de nuestra bicicleta, tendrá que activarse por medio de la pedalada, nunca de forma automática.
  • El peso de la bicicleta, sin conductor, deberá tener un peso máximo de 40 kilos.
  • Su motor tendrá una potencia máxima de 250 vatios.
  • El sistema de frenos deberá ser tanto trasero como delantero. También debe incorporar un timbre como el de las bicicletas tradicionales y un sistema de luces de posición.

Si nuestra bicicleta no cumple estos requisitos, podría ser necesaria una homologación distinta, más cercana a la de un ciclomotor o motocicleta. Por consiguiente, con este tipo de bicicleta ya no podríamos disfrutar de ciertas circunstancias, como el uso del carril bici y tendríamos que sacarnos un permiso adicional de conducción.

Las bicitaxis suponen hoy en día un vacío legal en la normativa de este tipo de vehículos, ya que es un transporte para pasajeros adicionales, pero cumple sobradamente con todas las exigencias de la normativa actual, por lo que es perfectamente válida a ojos de la ley. Las características que tiene que tener este tipo de transportes son:

  • Frenos
  • Suspensión
  • Dirección
  • Luces
  • Escape de gases
  • Llantas y espejos en buen estado
  • No emitir gases contaminantes

También tenemos que saber que, en este tipo de bicitaxis sí que deberemos usar casco homologado, tanto nosotros como nuestro acompañante, además de un chaleco reflectante a horas en las que no haya luz natural. Todo esto según la resolución 160 del artículo 8, recientemente puesta en funcionamiento.

Guía rápida para comprar bicicletas eléctricas

¿Cuál es la mejor bicicleta eléctrica del mercado?

A la hora de comprar una bicicleta eléctrica, debemos elegir entre la enorme variedad de modelos que hoy se ofertan en el mercado. Esto hace que aprender cómo distinguir las diferencias entre los diferentes tipos de bicis eléctricas sea obligatorio para no perder tiempo y dinero. Como ocurre con tantas otras cosas, al intentar encontrar información útil sobre ellas las primeras preguntas que solemos hacernos son: “¿Existe la bicicleta eléctrica perfecta?” y “¿cuál es la mejor bici eléctrica que hay?”

La respuesta a estas preguntas depende de qué buscamos en este tipo de bicis, a qué le damos más importancia a la hora de decidir: unos dan más prioridad a la calidad de sus componentes y basan su decisión en el precio de la etiqueta mientras que otros eligen comprar una bicicleta eléctrica apoyando esta elección en que cumplan un servicio aceptable al coste más bajo. Pero la realidad es que no existe una bicicleta eléctrica mejor que otra, esa es nuestra humilde opinión. Lo que sí existen son distintos modelos con diferentes características y para fines determinados y muy variados.

Cómo elegir una bicicleta eléctrica

Aunque parezca muy sencillo, decidir qué bicicleta eléctrica comprar no es tan fácil ni rápido si no tenemos claro para qué la vamos a utilizar. Algunos consejos para definir qué modelo es el mejor para nosotros es pensar por ejemplo qué tipo de prioridades tenemos como conductores de bicicleta, porque no necesitan las mismas prestaciones los que buscan una bicicleta eléctrica para el ocio y el relax que los que la quieren comprar para viajar largas distancias, por ejemplo. Lo que sí está claro es que la bicicleta eléctrica es una ayuda cuando más cuesta pedalear y es más bien un nuevo medio de transporte que en un instrumento para hacer deporte y adelgazar. Lo que primará por tanto en la elección de la bici es su versatilidad, duración de batería, y si es plegable o no, entre otros aspectos.

Tipos de bicicletas eléctricas

Además, aunque queramos usar nuestra bici eléctrica nueva para el entretenimiento solamente, tal vez vayamos a recorrer terrenos escarpados o más bien arenosos o nos guste más usar el acelerador que los pedales. Se puede dar el caso también de que nos interese tener un modelo de bici eléctrica típica en Madrid por poner un ejemplo, y qué decir si vamos a necesitar cargar la bicicleta eléctrica y queramos el modelo más compacto del mercado para almacenar sin límites de espacio. Estos y otros aspectos debemos considerar para saber cuál es la bici eléctrica más apropiada para cada uno.

Algunos buenos modelos de bicicletas eléctricas

Si tenemos pensado recorrer largos tramos de viaje y estamos buscando una bicicleta eléctrica con excelentes prestaciones y equipamiento, posiblemente sea una de las mejores bicicletas eléctricas un modelo tipo la Stromer Sport. Asimismo, si nuestra idea de bicicleta eléctrica es un modelo más bien integrado y ligero, la mejor bicicleta eléctrica es sin duda una del tipo la IZIP Path.

¿Que alguien necesita bicis eléctricas en que no haga falta pedalear, es decir, bicicletas que puedan conducirse solo con el giro del acelerador? No hay problema, en el mercado ya hay una línea de modelos con kit a medida (acelerador, autonomía, potencia, reparto de pesos…).

Finalmente, otro buen consejo a la hora de comprar una bicicleta eléctrica es no descuidar la facilidad a la hora de desmontarla, pues podemos encontrar que no sepamos/no podamos hacerlo a la hora de transportar nuestra bici o colocarla en un portabicicletas, por ejemplo.

Naturalmente que estos pequeños trucos para escoger la bici eléctrica adecuada son solo pequeñas orientaciones que nos pueden valer de punto de partida. Lo que se debe hacer a continuación es proceder a una consulta exhaustiva o a un buen comparador de precios y modelos de bicicletas eléctricas online. La web de bicis ideal debe dedicar al menos una página completa a cada modelo existente en el catálogo y presentar en ella toda la información técnica, de acabados, etc. que cada bicicleta eléctrica tenga, pudiendo recurrir el cliente al consejo de un profesional del ciclismo para consultarle todas las dudas que le surjan durante la compra siempre que sea posible.

Parking para bicicletas en grandes ciudades

En los últimos tiempos, se ha evidenciado en las más importantes ciudades del mundo un notable incremento del uso de la bicicleta como una alternativa inteligente y sustentable frente a la toxicidad de los gases que desprenden los escapes de los medios de transporte motorizados y el enorme problema de tráfico que los mismos provocan.

A la vanguardia de toda esta movida se encuentran Copenhague -la ciudad capital dinamarquesa-, Groningen en Holanda, la alemana Berlín, Barcelona en España, la centroamericana Ciudad de México, Melbourne en Australia, la capital china Beijing, las ciudades norteamericanas de Chicago y Nueva York, todo Japón, la británica Londres y muchas otras reconocidas urbes mundiales. He de decir que ahora en Madrid, mi ciudad natal, no parece que se estén haciendo muchos esfuerzos por adaptarla a la bicicleta ni a su moderna versión bici eléctrica, si bien se agradece la apertura este pasado año 2014 de un servicio de alquiler de bicicletas del ayuntamiento de Madrid.

La bicicleta, pues, proporciona la solución perfecta: no solo constituye un vehículo limpio sino que, claro está, ocupa muy poco espacio, beneficia la salud de su usuario, otorga una imagen sosegada, crea comunidad y, por si todo esto fuese poco, es veloz y económica. Pero, a veces, suele suceder que las mejores soluciones se presentan acompañadas por un nuevo problema.

Este es el caso de la utilización de la bicicleta como propuesta de transporte masivo frente al problema de la congestión y la contaminación ocasionada por el tráfico de automóviles. El nuevo dolor de cabezas, como es obvio, es ocasionado por el siguiente interrogante: ¿cómo solucionar ahora el aparcamiento de la enorme cantidad de bicicletas que pululan por las ciudades?

Para hacer frente a esta nueva problemática, las ciudades promotoras del uso de la bicicleta deberán pensar de qué manera modificar y modernizar su infraestructura para poder ofrecer no solo excelentes y seguros carriles para el desplazamiento de los ciclistas sino también un espacio con idénticas características para poder aparcar sus bicicletas.

Japón, Holanda, Alemania y Dinamarca son países con gran experiencia en materia de bicicletas. Estas naciones hace décadas que priorizan el uso de este medio de transporte y cuentan con parkings especiales estratégicamente ubicados –en las estaciones ferroviarias, por ejemplo- para que los usuarios puedan dejar las bicicletas una vez llegados a destino.

Estos países y el resto de las ciudades, se encuentran en busca de aún mejores alternativas para solucionar el problema del parking y resguardo de las bicicletas. En respuesta a ello, la empresa japonesa GIKEN Seisakusho Co. Ltd. ha desarrollado un innovador sistema subterráneo de aparcamiento que ha comenzado a interesar a las autoridades de las distintas naciones.

Parking de bicicletas

Este innovador proyecto ha sido diseñado para el almacenamiento de bicicletas eléctricas. Se trata de un sistema robotizado en forma de cilindro capaz de almacenar, a 11 metros de profundidad, hasta 204 unidades. Además, ofrece la recarga de sus baterías mientras las bicicletas esperan por sus dueños.

Cada bicicleta deberá contar, en su rueda delantera, con un chip de reconocimiento. El sistema identificará al rodado, abrirá las compuertas del cilindro, sujetará a la bicicleta y procederá a aparcarla; todo, en un proceso de unos 13 segundos como máximo. Cuando lo crea conveniente, el usuario presentará su tarjeta de identificación para retirar su bicicleta, la cual le será devuelta recargada e intacta.

Contar con aparcamientos de estas características resultaría, sin dudas, de gran provecho para las ciudades. Entre las mayores ventajas de este sistema -además de las ecológicas, claro- figura la drástica disminución del robo de bicicletas que podría lograrse a través de su implementación. Por cierto, la sustracción de bicicletas es uno de los grandes flagelos que sufren quienes han elegido transportarse de esta forma.