Normativa sobre bicicletas eléctricas

Legislación sobre bicicletas eléctricas

Las bicicletas eléctricas se han convertido, en la actualidad, en una opción muy demandada y a tener en cuenta para desplazarse por la ciudad. Sus características son bastante diferentes a las de una bicicleta convencional, dado que en ocasiones podríamos compararla más a una motocicleta de velocidad reducida.

Debido a este auge, desde los ayuntamientos de los diferentes municipios se hizo clara la necesidad de regular una normativa apropiada a las características de estos vehículos, para garantizar la seguridad vial tanto de los usuarios de bicicletas eléctricas como del resto de ciudadanos, ya sean conductores de vehículos con o sin motor y de los viandantes.

Aunque hemos visto que existen modelos como las bicicletas chopper que alcanzan velocidades realmente altas, lo cierto es que la normativa vigente actual tiene más en cuenta a estas como bicicletas convencionales que como vehículos motorizados, ya que por ejemplo en zonas urbanas el casco no es necesario. Así mismo, para circular con ellas tampoco se exige un permiso especial como el que podríamos necesitar para conducir una motocicleta.

¿Cómo podemos homologar nuestra bicicleta eléctrica?

  • Nuestra bicicleta deberá tener un motor que le impida superar los 25 kilómetros por hora, y siempre con un dispositivo que la frene cuando alcance esa velocidad.
  • Para poder accionar el motor de nuestra bicicleta, tendrá que activarse por medio de la pedalada, nunca de forma automática.
  • El peso de la bicicleta, sin conductor, deberá tener un peso máximo de 40 kilos.
  • Su motor tendrá una potencia máxima de 250 vatios.
  • El sistema de frenos deberá ser tanto trasero como delantero. También debe incorporar un timbre como el de las bicicletas tradicionales y un sistema de luces de posición.

Si nuestra bicicleta no cumple estos requisitos, podría ser necesaria una homologación distinta, más cercana a la de un ciclomotor o motocicleta. Por consiguiente, con este tipo de bicicleta ya no podríamos disfrutar de ciertas circunstancias, como el uso del carril bici y tendríamos que sacarnos un permiso adicional de conducción.

Las bicitaxis suponen hoy en día un vacío legal en la normativa de este tipo de vehículos, ya que es un transporte para pasajeros adicionales, pero cumple sobradamente con todas las exigencias de la normativa actual, por lo que es perfectamente válida a ojos de la ley. Las características que tiene que tener este tipo de transportes son:

  • Frenos
  • Suspensión
  • Dirección
  • Luces
  • Escape de gases
  • Llantas y espejos en buen estado
  • No emitir gases contaminantes

También tenemos que saber que, en este tipo de bicitaxis sí que deberemos usar casco homologado, tanto nosotros como nuestro acompañante, además de un chaleco reflectante a horas en las que no haya luz natural. Todo esto según la resolución 160 del artículo 8, recientemente puesta en funcionamiento.